web counter
Inicie una sesión de SMART!

Inicie sesión
Inicie una sesión en la vieja versión de SMART!

Inicie sesión

El Efecto de la Salinidad del Agua en el Suelo

Cuando las sales se acumulan en el suelo, o en el medio de cultivo, su concentración podría llegar a ser excesiva.

 

Las sales se añaden al suelo con el agua de riego y con los fertilizantes aplicados. Aplicar más agua que la cantidad necesitada por el cultivo lixivia las sales debajo de la zona de las raíces, más profundo en el suelo, o fuera del medio de cultivo, cuando se trata con plantas de contenedores.

 

El Requerimiento de Lixivación

Es importante saber cuánto y cuándo lixiviar. Se puede estimar requerimiento de lixivación de la siguiente ecuación:

 

RL=CEa/ (5*CEt - CEa)

 

Donde:

RL-  el requerimiento de  lixivación.

CEa - la salinidad del agua de riego.
              
CEt - la salinidad tolerable por el cultivo (medida en un extracto saturado del suelo). Es la salinidad promedia en la zona radicular. 

La cantidad total de agua de riego que tiene que ser aplicada, para satisfacer tanto la demanda del cultivo y el requerimiento de la lixiviación, puede ser estimada por la ecuación:

 

CA = ET/ (1-RL)

 

Donde CA es la cantidad de agua de riego que tiene que ser aplicada, ET es la evapotranspiración y RL es el requerimiento de lixiviación calculado.


Por ejemplo:

 

Evapotranspiración - 30m3/ha/día

 

CEt = 2.5 ds/m, CEa = 1.2 ds/m

 

RL=1.2/(5*2.5-1.2)=0.1 


CA=30/(1-0.1)=33.33 m3/ha/día.

 

Los Intervalos de Riego

Saber la cantidad total del agua de riego a aplicar no es suficiente para el manejo de la salinidad. Los intervalos de riego también deben ser considerados.

 

Los intervalos de riego no sólo dependen de la demanda del agua por los cultivos, sino también de factores tales como el umbral de tolerancia de los cultivos a la salinidad y la capacidad de agua que puede retener el suelo.

 

Aplicando la misma cantidad de agua a dos suelos con distintas características tendrá como resultado diferentes patrones de humectación y profundidades. En la misma cantidad de agua aplicada, la profundidad del riego en un suelo pesado será menor que en un suelo liviano, ya que los suelos pesados retienen más agua que los suelos livianos.

 
 

Por lo tanto, en comparación con suelos livianos, suelos pesados requieren una mayor cantidad de agua, a intervalos mayores, a fin de evitar la acumulación de sales que superen el umbral de la tolerancia de los cultivos.

Cabe señalar sin embargo, que la salinidad en la zona radicular se aumenta entre los riegos, como consecuencia de la absorción de agua por el cultivo y la evaporación del agua del suelo. El momento de lixiviar no es crítico, siempre que el umbral de la salinidad del cultivo no se supera.


SMART! Software - Programa para Fertilización de Cultivos.

  •   Incrementa tus rendimientos 20% - 70%
  •   Ahorra hasta un 50% en costos de los fertilizantes
  •   Evite Residuos y proteger el medio ambiente
  •   Acceso a base de informacion de los expertos

Obtenga Su Prueba Gratuita