web counter
Inicie una sesión de SMART!

Inicie sesión
Inicie una sesión en la vieja versión de SMART!

Inicie sesión

ALUMINIO EN EL SUELO: EVITANDO SU TOXICIDAD

El aluminio es uno de los elementos más abundantes en el planeta. Aproximadamente el 7% de la masa de la tierra está formada por aluminio.

 

No esencial para el crecimiento de las plantas, el aluminio disponible o soluble puede ser tóxico para ellas, mientras que otras formas como aluminosilicatos y precipitados o formas de este metal elemental unido a ligandos no son fitotóxicas.

 

Existen pruebas de suelo para determinar su nivel, siendo relevante evaluar el alumino (Al+3) disponible o soluble.

 

Aluminum.png

El síntoma que revela toxicidad por presencia de aluminio en las plantas es el menor desarrollo de las raíces.

 

Generalmente el crecimiento de las raíces se reduce aproximadamente a la mitad de lo normal, pero esto varía de un cultivo a otro.

 

La reducción de masa radicular y longitud de raíces significa menor absorción de nutrientes, así como también la capacidad de absorber suficiente cantidad de agua.

 

Nutrientes esenciales para las plantas como azufre y fósforo tienden a unirse con el aluminio disponible.

 

El exceso de Al+3 en el suelo puede conducir a otros problemas nutricionales como: color pálido o descolorido, crecimiento marchito o raquítico, tallos finos o débiles y manchas necróticas.

 

El aluminio se encuentra más disponible para las plantas en suelos ácidos (suelos con pH muy bajo). Aquellos cultivos que prefieren suelos ácidos como los arándanos son más tolerantes al aluminio.

 

Suelos con pH por debajo de 6 (especialmente menor a 5), son mucho más propensos a tener exceso de aluminio y por lo tanto contienen niveles tóxicos para la mayoría de los cultivos.

 

La manera de evaluar el pH es por medio de análisis de suelo.

 

El umbral en el que el aluminio disponible o soluble (Al+3), en el suelo puede comenzar a dañar los cultivos es de aproximadamente 0.5 ppm. Son pocos los cultivos que toleran más de 1 ppm.

 

La reducción de aluminio en el suelo se logra a veces con yeso. Los cationes de calcio (Ca+2) del yeso compiten con los cationes de aluminio (Al+3), haciéndolos menos absorbibles por las plantas. Esta estrategia de neutralización del suelo corre el riesgo de contaminar cuencas hídricas.

 

La reducción del contenido de aluminio en la capa superficial del suelo se logra generalmente con la adición de cal agrícola elevando el pH a 5.5 o más.

 

Sin embargo si el Al es excesivamente abundante en el subsuelo o la capa superficial, este representa un serio riesgo para los cultivos.

 

En aquellos suelos con pH bajo, una prueba de aluminio soluble o disponible es recomendable.

 


SMART! Fertilizer Management Software

  •   Recommends the ideal fertilizer mixture/ blends
  •   Saves up to 50% on fertilizer costs
  •   Comprehensive data on hundreds of crop varieties
  •   Interprets test results for any extraction method

GET YOUR FREE TRIAL