web counter
Inicie una sesión de SMART!

Inicie sesión
Inicie una sesión en la vieja versión de SMART!

Inicie sesión

Desafíos para producir con un sistema hidropónico cerrado

Autor: Ing. Guy Sela , CEO de SMART! Software de gestión de fertilizantes y un experto internacional en nutrición de plantas e irrigación.

 

Con este método el cultivo se desarrolla en un ambiente estéril y libera al productor de tareas como abonado, labranza y desmalezamiento.
La principal ventaja de los sistemas hidropónicos cerrados en relación a los sistemas abiertos, es su eficiencia en el uso del agua y nutriente.
La constante circulación e interacción de la solución nutritiva con las raíces vegetales permite que las plantas se desarrollen en 
un ambiente en permanente cambio.

La solución nutritiva posee una capacidad búfer limitada. Esto se traduce en rápidos cambios en el entorno de la raíz.
Sin seguimiento y control, el riesgo de daño al cultivo aumenta drásticamente.

  

¿Qué parámetros deben controlarse en la solución nutritiva? 

Análisis de agua cruda: examinar el agua cruda es crucial. Los resultados de los análisis tienen un papel muy importante en la determinación de la cantidad de fertilizantes a aplicar al sistema.


La presencia de elementos no deseados indica que el agua ha sido tratada.


Si el agua no es tratada correctamente se acumulan elementos como Na, Cl, B y F provocando problemas por toxicidad. Con el tiempo estos elementos pueden afectar la cosecha hasta el punto en que las plantas no puedan sobrevivir en la solución nutritiva.


Conductividad eléctrica: los sistemas hidropónicos cerrados exigen el continuo control y seguimiento de la CE.


Para mantener el nivel deseado de CE en la solución nutritiva, se añaden fertilizantes al agua.


Se debe tener en cuenta que la CE es sólo una medida de los niveles de sales en la solución nutritiva y no indica su composición específica.


Composición de la solución nutritiva: aunque el nivel de la CE se mantiene, la composición de la solución nutritiva cambia por los siguientes motivos:


  La planta puede absorber nutrientes en una proporción distinta de la composición de la solución nutritiva original.
  Elementos como sodio y cloruro no son requeridos por la planta o son absorbidos en cantidades muy pequeñas. Estos elementos pueden encontrarse en concentraciones importantes en el agua cruda.


Una solución nutritiva desequilibrada perjudicará las plantas.


Análisis y ajustes frecuentes de la solución nutritiva son imprescindibles para asegurar un adecuado aporte de nutrientes al cultivo.


Cuando los nutrientes no deseados alcanzan niveles importantes, la solución nutritiva debe ser diluida o reemplazada inmediatamente.


Óptimo rango de pH: un pH de 5.8 a 6.3 es óptimo. En este intervalo los nutrientes se encuentran altamente disponibles para las plantas.


Para alcanzar el pH objetivo en la solución nutritiva el productor debe utilizar ácido. Por otro lado aplicar ácido en exceso puede causar el rápido descenso del pH.


Una caída del pH por debajo de 5.5 expone el cultivo a toxicidad.


Puede haber una fluctuación significativa a diario en el nivel de pH debido a la liberación de iones hidrógeno por las raíces por lo que la monitorización frecuente es obligatoria.


La fluctuación del pH también está relacionada con la forma de nitrógeno utilizada en la solución de nutrientes.

¿Cómo asegurarse que la solución nutritiva sea equilibrada? 

SMART! Software para la gestión de fertilizantes, realiza todo esto para usted de la forma más sencilla.

  •   Seleccione el cultivo de nuestra base de datos.
  •   Introduzca los resultados de los análisis de laboratorio (Suelo, Tejido y Agua).
  •   Elija los fertilizantes disponibles (sólidos o líquidos) y esto es todo!

El sistema analiza los datos y elabora una recomendación 100% exacta y equilibrada para usted.

Ver los videos de demostración aquí!