web counter

Los Nutrientes de las Plantas

Estos elementos se encuentran generalmente en las fuentes de agua, a veces en la concentracion adecuada para nuestras necesidades, sobre todo en agua del pozo. Si la concentración es mayor que lo requerido, la fuente de agua debe ser tratada previamente.
 
El nitrato de calcio es el único fertilizante adecuado para la adición de calcio para el agua de riego hidropónico. El nitrato de magnesio y sulfato de magnesio son fuentes adecuadas para la adición de magnesio. Tenga en cuenta que el nitrato de calcio y nitrato de magnesio también contribuyen nitrógeno a la solución.

 

Azufre

El azufre está presente en una amplia gama de concentraciones en diversas fuentes de agua y las plantas que crecen en hidroponía pueden tolerar concentraciones relativamente altas. Pero el exceso de azufre podría tener efectos adversos e incluso limitar el consumo de nitrato.

 

 

Micronutrientes

El hierro, manganeso, zinc y el cobre pueden ser proporcionados en forma sulfúrica, pero su disponibilidad es reducida en gran medida en el pH superior a 6,5. Las formas de quelato, también podrían ser usadas porque están disponibles para su absorcion en un rango más amplio de pH (más información sobre los abonos quelatados). Algunos agricultores consideran a EDTA como nocivos para los vegetales, y evitan su uso.
 
El molibdeno suele ser proveído utilizando molibdato de sodio. La presencia de sodio en este fertilizante no debe ser un motivo de alarma. Debido a que el molibdeno se necesita en pequeñas cantidades, se suele utilizar cantidades muy pequeñas de este fertilizante y la adición de sodio es insignificante.
 
El boro se puede proporcionar a través de ácido bórico o solubor. El Solubor también contiene sodio, pero una vez más, las cantidades son lo suficientemente pequeñas como para no tener un efecto significativo sobre la concentración de sodio en la solución. 

 

El rango adecuado para los niveles de boro es muy estrecho (0.2 a 0.5 ppm) y fácilmente se puede perder, lo que resulta en deficiencia o toxicidad. Por lo tanto los suplementos de boro deben ser cuidadosamente agregados. El agua de pozo a menudo contiene suficientes niveles de boro, por lo que no se necesita adicionar boro.

 

Elementos nocivos - Sodio - Cloruro

El cloruro es requerido por las plantas en cantidades mínimas y la mayoría de las fuentes de agua contienen la concentración de cloruro por encima y más allá de lo que las plantas requieren, por lo tanto la deficiencia de este elemento es extremadamente raro. Entre los problemas relacionados con cloruro, son más comunes los de toxicidad más que de deficiencias. Por lo tanto, el uso de fertilizantes que contienen cloruro es poco común en hidroponía.

El sodio puede ser muy perjudicial en sistemas de recirculación, ya que se acumula con el tiempo en la solución hidropónica. El umbral de concentración de sodio y cloro para la mayoría de las plantas cultivadas hidroponía es de 75 ppm.

 

 

Balance de nutrientes 

Muchos nutrientes compiten entre sí en la absorción de la planta, por lo que mantener proporciones adecuadas es importante para evitar la deficiencia. Por ejemplo, el exceso de potasio compite con la absorción del calcio y del magnesio. Una importante proporción hierro/manganeso puede resultar en la deficiencia de manganeso, y una alta concentración de azufre podría disminuir la absorción de nitratos.
 
Como se mencionó en el principio de este artículo, En el balance de nutrientes en un sistema cerrado de cultivo hidropónico, los cambios con frecuencia tienen que monitoreados y gestionados de cerca. Minerales nocivos como el sodio, el cloruro y el fluoruro se acumulan en la solución y podría alcanzar niveles tóxicos.